sábado, 22 de noviembre de 2008

El juguete rabioso

La araña que tenía tatuada en el cuello era inmensa. Me pidio un Marlboro de 20, común o del que venga, no le importaba, pero en ese momento no me di cuenta. Me da 20 pesos y cuando giro para darle el vuelto ya no estaba mas en la ventanita del kiosco, ahora estaba adentro del local. Y atras de el su complice. En un segundo lo tengo al lado mio, del otro lado del mostrador, en el corazón del local, ahi donde no se puede entrar a menos que seas Maxi o Mone. Y el otro que abre la típica bolsa de casa de deportes de cualquier pibe chorro y hace asomar un revolver mientras dice "caballero, la plata". Si, la plata, que elegantemente me decis que me estas afanando pienso, mientras veo al otro manoteando todo lo que encuentra. El que esta al lado mio, alteradito, ve que muevo una mano y me agarra de la muñeca fuerte y dice "no toques nada, no toques ningun boton eh, dame la plata" y tira los billetes en una bolsa y le dice al otro " mostrale el fierro, dale". Pero no hay fierro, es un arma de juguete, igual a la que tiene mi abuelo desde hace años en la parte mas alta de su modular. Por eso no la muestra de nuevo. Hubiera preferido que me ponga un fierro de verdad en el pecho a saber que me están robando con un cacho de plástico que ni siquiera tiene los huevos de sacar, de apoyarmelo en las costillas.

"Quedate piola, no toques ningun boton eh, quedate ahi" dice el del tatuaje mientras se van. "¿De que boton me hablas? dale flaco, toca, tomatelas de una vez, ya fue" le digo y ya estoy caliente. Ahí me gustaría ser un loquito y decirles de una a ver si sos tan poronga saca al fierro y empezar a las piñas ahí nomas, porque es lo máximo que podia pasar. Pero no, soy un hombre cuerdo y manso, que la última vez que tiró una piña fue en séptimo grado.

Miro a los clientes que estan en las pc porque a uno le manotearon algo también. "Me sacaron la mochila nomas, el documento con la plata los tengo encima y por suerte ni lo vieron" me dice el que estaba mas cerca del mostrador. El resto de la gente ni se dio cuenta de lo que paso.

Cuando salgo a ver si hay algún policia o algo que represente un mínimo de autoridad me encuentro con la calle oscura, la gente relajada paseando por el barrio. Es viernes, es de noche y ya empezó el fin de semana, no hay mucho para preocuparse, nadie se da cuenta de nada, todo es normal. Que te roben dos pibes de 17 años es normal, que tengas ganas de encontrarlos y pisarlos con el auto tambien es normal, que al rato vuelvas de la calentura y pienses que eso es una boludez y que el problema es grave y mas profundo también.

Vuelvo a mi puesto de laburo, el local sigue su marcha habitual. Lo que acaba de pasar es como si hubiera agarrado un gran bache, sentimos el impacto, nos sacudimos un poco y seguimos adelante.
Un grupo de chicas quieren ver unos aromatizadores de ambiente digitales (la flamante incorporación del locu-ciber-kiosco) y no hay tiempo para lágrimas, faltan algunos pesos de la caja, el índice de inseguridad se movió una milésima mas. Todo sigue igual.

6 comentarios:

Elvio Thea "CuervoCba" dijo...

Buenos relatos hermano, llegue de casualidad desde algunos blogs de nuestro amado Ciclon, me atraparon de entrada y lei todo el blog.

Saludos de un forista de DBV.

PD: a ver cuando le dedicas unas lineas exclusivas a SL papa.

Monegasco dijo...

gracias hermano cuervo, tengo un relatito de futbol en los posts viejos que hablo de san lorenzo... seguro se vengan algunos relatos de ciclon, gracias por pasarte, saludos y arriba boedo carajo!

Cecil dijo...

ya va a aparecer algún infeliz diciendo cosas como: 'agradecé que no te hicieron nada'

hijos de puta. te violentan y te afanan y encima tenés que agradecer que no te pegaron un tiro.

esto que te pasó parece normal, es cosa de todos los días, no? pero no es normal y no tenemos por qué vivir así. mientras recordemos eso, no nos habremos rendido del todo, aunque no podamos hacer nada al respecto...

no me digas que no hubiera sido un buen momento para aplicar el empalamiento antorchero =P

alégrome que esté bien

besos

Monegasco dijo...

cecil: si, le juro que el fuego que tenia por dentro era como una revolucion antorcheril, el momento exacto para empalarlos hasta el infinito peeeeero... asi estan las cosas, te la tenes que comer toda y calladito, por las dudas vio...

gracias a dios en casi dos años es la primera que pasa y esperemos que la ultima (igual es un momento de mierda) pero me refiero con el termino "es normal" a lo cotidiano a nivel sociedad, a que hay miles de robos todos los dias en todos lados, yo soy uno mas... en fin

saludos, alegrome que pase por mi humilde morada, besos!

Javier dijo...

excelentes palabras finales!

momentito:
yo no soy ni mone, ni maxi, ni chorro y he estado 'detrás del mostrador'

cagón mode ON:
che, me parece que cuando ande por la zona voy a pasar a visitarlos menos seguido :P

cagón mode OFF
sep, en ese momento dan ganas de ponerles una escopeta en la cabeza y hacer un poco de ruido. es entendible la impotencia. se hace extrema...


te dejo que acá tengo una batalla de bichos feos (sí, los pájaros, se están matando alrededor mío y temo por mi notebook y mi salud)

Monegasco dijo...

javi:
gracias!

si, es verdad, debi haberlo agregado entre los permitidos a pasar a 'nuestro sector' :P

esa impotencia es tan fea y tan intensa que te hace pensar cosas horribles y sin sentido... pero bueno, ya esta, ojala no se repita.

saludos!